Henry Moore, la figura y la abstracción