Tàpies y la cerámica

Antoni Tàpies i Puig fue uno de los artistas plásticos españoles más reconocidos del siglo XX, con grandes trabajos en pintura y escultura, además de destacar como teórico del arte de su país. Nació el 13 de diciembre de 1923 en la ciudad de Barcelona, en Cataluña en el seno de una familia de tradición liberal.

La obra escultórica de Antoni Tàpies se ha visto eclipsada por el éxito de sus pinturas y, ya sea como causa o como efecto, las muestras de aquella han sido fragmentarias y muy dispersas en el tiempo.

¿QUÉ ES LA ESCULTURA? TÀPIES RESPONDIÓ “¿POR QUÉ NO, TREINTA KILOS DE ARCILLA MODELADOS EN FORMA DE PREMOLAR (…)?

Fotografía de Jaime Silva

Sus inicios

A raíz de haber sufrido de tisis y por la necesidad de permanecer en cama durante este período, llegó a replantearse aspectos importantes sobre el significado de la vida, además de que los estados febriles a los que estuvo sometido le llevaron a sufrir de frecuentes alucinaciones. Ambos aspectos tuvieron una influencia trascendental en él y, por supuesto, en su obra.

De la misma manera que le ocurrió a Frida Kahlo que encontró la magia de la pintura mientras permanecía hospitalizada tras un accidente de tráfico, el artista Antoni Tàpies inició sus primeros romances con el arte en una etapa de convaleciente debido a la tisis cuando era un joven de 18 años. Aunque siempre confesó que su vocación por las artes surgió tras la lectura de una de las revistas D’Aci y d’Alla por allá en las navidades de 1934, lo cierto es que fue este golpe inesperado como convaleciente la que revolucionó por completo su admiración y dedicación al arte: las alucinaciones provocadas por las ardientes temperaturas de la fiebre serían esenciales para la creación de su obra.

Fundació Antoni Tàpies.

Fotografía de Teresa Grau Ros

Su obra

Cuando comenzó en el mundo de las artes su obra estaba enmarcada en el surrealismo, pero a partir de un viaje de estudios a París comenzó un cambio en su forma de hacer las cosas que lo llevó a terminar trabajos que le convirtieron en uno de los principales exponentes del informalismo. Los materiales que usaba no están considerados como artísticos ya que se trataba, por ejemplo, de polvo de mármol, cuerda, papel, entre otros tantos.

La gran influencia de sus ideales políticos ha quedado demostrada en los trabajos que realizó, llegando a denunciar a la dictadura de franco en sus cuadros y más tarde las particularidades de Cataluña, cuando se instauró el estado de derecho en la década de 1980.

Fue precisamente en esta década cuando el artista comienza a trabajar con la cerámica, haciendo sus primeras obras con este material en 1981.

De arriba a abajo: Diván, Cama, Zapatilla y Cubo-cruz

Fotografía: Humberto Bilbao

La técnica utilizada por Tàpies consistía en el uso de la tierra chamoteada que es una mezcla de arcilla con pedazos de cerámica cocida y molida, ya que con ella podía hacer obras de mayor resistencia a los cambios climáticos y tenía la posibilidad de hacerlas más grandes.

Además, durante esta época de su vida usó varios materiales y técnicas cerámicas, como la porcelana, el gres y el esmalte. En obras como el Llit (1988) y Diván (1987) se observa claramente el uso del esmalte sobre la tierra chamoteada. El artista solía hacer grabados sobre estas piezas con objetos como los dientes de una llave o esmeriladores.

Tàpies se atreve a jugar con la plasticidad, dándole forma para luego atacarla y darle un sello personal. Al observar La Bañera, por ejemplo, podemos percibir como este artista es capaz de tomar un objeto cotidiano, para luego darle una estocada singular, llena de misterio, que incluso inspira un sentimiento cómico. Así: “Esa fuerza primigenia que poseen los trazos de Tàpies a veces se transforma en golpes, pinchazos o desgarros en la tierra chamoteada fresca que, al cocer mutan en cicatrices permanentes que se unen a los efectos del paso del tiempo o incluso, de la intemperie, en una meteorización cargada de significado.”[1]

Evolución en el uso de materiales

La época de su vida artística que va desde el 95 al 2005 demuestra que Tàpies usó una gran variedad de recursos materiales y técnicos que son una demostración de su experiencia acumulada. En lo que corresponde a la cerámica, durante esta temporada predominó el gres, lo orgánico y mineral, contrapuestos a la tierra, como ha quedado demostrado en su obra Cruz Invertida del año 2002.

La especialista Lourdes Cirlot dijo sobre la escultura de Tàpies y la cerámica, que son creaciones personales que demuestran la gran capacidad que tenía para transformar la tierra en algo dotado de un especial sentimiento de profundidad. Resalta la especialista el interés del artista por crear piezas profundas más allá de la simple interpretación.

El artista falleció el 6 febrero de 2012 a los 88 años de edad, en la ciudad de Barcelona, España, país que dejó marcado por su gran influencia en el mundo del arte.

Fotografía de Carlos Octavio Uranga

Deja una Respuesta