Salvador Dalí, un genio universal del arte español

“La única diferencia entre un loco y yo,

es que yo no estoy loco”

Salvador Dalí

En la entrada anterior escribí sobre el poderoso efecto del color  y por supuesto un gran representante del color fue

Salvador Dalí,

uno de los iconos más representativos del surrealismo y del arte nivel internacional de nuestra época moderna, cuyo nombre nos evoca de entrada sus largos bigotes y su sana locura de genio incomprendido.

Reconocido por obras magistrales de arte como Cristo de San Juan de la Cruz, La persistencia de la memoria y The Elephants, su obra reúne una alucinante fusión de colorido y forma que nos llevan a reflexionar sobre los misterios más profundos de la vida humana, la realidad por sí misma y el cosmos mismo que habitamos.

Salvador Dali

Este pintor, escultor, escritor, grabador y escenógrafo español, fue un artista muy singular que no tuvo prejuicio alguno en declararse públicamente como genio, tal como lo deja en constancia su libro Diario de un genio.

También fue un hombre aguerrido con su trabajo profesional el cual le permitió obtener una enorme fortuna al punto que André Bretón se tomó la libertad de jugar con las letras de su nombre para patentar el anagrama: Avida Dollars, lo que en español viene a ser: sediento de dinero. Y con todo el orgullo de su sangre, el artista aceptó dicho sobrenombre con todo placer, sustentando en repetidas ocasiones que el destino de un creador era ese: el llevar una vida de gloria por su trabajo y disfrutar plenamente de sus ganancias. Con esta forma de pensar, Dalí lo que intentó fue desenmascarar esa actitud pasional y romántica donde el artista debe alejarse del gusto por el dinero para poder crear, Dalí sencillamente cambio esa percepción del arte y abrió el camino para que todo artista fuese consciente de que su trabajo merece todos los honores de ser recompensando.

salvador dali

Teatro – Museo Dalí

 Sala Mae West en el museo Dalí.Fotografía realizada por Roberto Latxaga

Su capital fue tan enorme que a través de la Fundación Gala-Salvador Dalí, este genio tuvo la libertad de crear su propio museo bautizándolo simplemente con el nombre de Teatro-Museo Dalí, el cual está ubicado en su ciudad natal: Figueras, España y representa el tercer museo más visitado en todo el país.

Aquí se encuentran todas las obras que legó en su testamento, se encuentra el escenario de lo que fue su última habitación, y por supuesto, su propia tumba.

Así que visitar el museo Dalí es una experiencia del todo fascinante, única y totalmente cargada de imaginación.

Conocer la obra de Dalí es ingresar a un universo realmente enigmático, sus colores y sus formas solo nos dejan sospechar, pero no nos dan respuestas.

Su creación es un ejemplo magnifico para entender como el concepto de la forma y el color, son pilares fundamentales para la expresión del pensamiento y la liberación de las emociones que convergen en el ser humano.

Dejando de lado toda la exploración religiosa que estableció en muchas de sus obras, pinturas como The Face War o El gran masturbador, nos introducen a escenarios donde es el sueño, como experiencia onírica, el que entra en juego con la realidad presente y los instintos del alma.

En Dalí toma valor todo lo astral, todo lo fantástico, todo aquello que el surrealismo se cuestiona y que define el mundo que habitamos día a día, como si eso que vivimos a diario, eso que vemos con nuestros ojos solo sea una ilusión que en cualquier momento pueda desvanecerse, tal como nos ocurre cuando despertamos en medio de una pesadilla.

el gran masturbador

“El gran masturbador”   Museo Reina Sofía

De hecho, para muchos críticos, la obra de este genio español no tiene significado alguno y es por lo mismo que su producción ha generado tanta polémica hasta nuestros días.

Asegurar esto es  una completa osadía, porque la obra de Dalí tiene mucho por decirnos y desde el mismo momento en que sus colores y sus formas nos permiten sentir, eso ya es prueba suficiente de que su intención es universal, que busca que el espectador sea presa de emociones que interpelen su naturaleza.

Salvador decía:  “que no conozca el significado de mi arte, no significa que no lo tenga”.

“Rinoceronte vestido con puntillas” está ubicada en la rotonda de entrada a Puerto Banús, en Marbella (Málaga)

Salvador Dalí era un genio extravagante no solo con sus obras, también con sus palabras.

Alguna de sus famosas frases que te harán sonreír o pensar:

«El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos».

«El payaso no soy yo, sino esa sociedad tan monstruosamente cínica e inconscientemente ingenua que interpreta un papel de seria para disfrazar su locura».

«La inteligencia sin ambición es un pájaro sin alas».

«Me interesa mucho más hablar, o estar en contacto con la gente que piensa lo contrario de lo que yo pienso, que de los que piensan lo mismo que pienso yo».

«El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlos».

«Es fácil reconocer si el hombre tiene gusto: la alfombra debe combinar con las cejas».

«Mientras estamos dormidos en este mundo, estamos despiertos en el otro».

Si quieres leer más frases de Salvador Dalí pincha aquí

2 Comentarios

  1. Kiersten Jul 10, 2016 - 01:28 PM

    Woah! I’m really enjoying the template/theme of this
    blog. It’s simple, yet effective. A lot of times it’s very
    hard to get that “perfect balance” between superb usability and appearance.
    I must say you’ve done a excellent job with this.
    Also, the blog loads super quick for me on Chrome. Exceptional Blog!

    Reply
    • Fen Jul 10, 2016 - 04:03 PM

      Thank you very much. 🙂

      Reply

Deja una Respuesta