La mujer araña: LOUISE BOURGEOIS

Todos conocemos la araña que está delante del Guggenheim, pero… ¿quién fue la artista que realizó la famosa escultura?

Louise Bourgeois

LOUISE BOURGEOIS (1911-2010)  es una de las escultoras contemporáneas más famosas del mundo, aunque nunca pensó en dedicarse a la escultura.

Nació en París en 1911, en el seno de una familia acomodada que regentaba un taller de restauración de tapices medievales y renacentistas. En 1938 parte hacia Estados Unidos, en donde residirá el resto de su vida.

Sus esculturas de araña, como la que muestro en la imagen, están realizadas como homenaje a su madre que era tejedora, y se han convertido en su seña de identidad, por las que ha recibido el apodo de la “mujer araña”.

NACE UNA ESCULTORA, LOUISE BOURGEOIS

Nada indicaba que LOUISE entraría en el mundo del arte y menos de la mano de la escultura, esta niña se dedicó desde muy pequeña al estudio de la física y la leyes matemáticas, le otorgaban seguridad y confianza, sin embargo al morir su madre decide que deseas estudiar arte.

Esta decisión hace que empeore su relación con su padre quien era un infiel empedernido y un padre algo tirano. Su padre consideraba a los artistas modernos como derrochadores y  rehusó apoyarla.

`Retrato de Louise Bourgeois por Annie Leivovitz dibujado por Arturo Espinosa

Nada de lo anterior la hizo cambiar de opinión y se inscribió en la universidad de la Sorbonne, en L’école du Louvre et des Beaux-Arts, asistió a talleres y colaboró en muchos de ellos.

Fue el destacado pintor cubista Fernand Léger quien le dijo en una clase que ella no era pintora, que ella era escultora.

Fue su trabajo en la escultura lo que definió su vida, trabajos autobiográficos donde enaltecía el cariño profesado hacia su madre, pero a su vez hablaba de las infidelidades y la dictadura de su padre. LOUISE era conocida por ser brutalmente honesta, su humor negro y cinismo era el resultado de una vida de engaños y mentiras que vio de primera mano en su hogar en la relación de su padre hacia su madre, lo que la marcaría para siempre.

Esta imagen y la de la portada están realizadas por Cea +

Louise Bourgeois comenta cuando se le pregunta por su primera escultura: “Me sentí atraída por el arte porque me aislaba de las difíciles conversaciones en las que mi padre se jactaba de lo bueno y maravilloso que era… Cogí un pedazo de pan blanco, lo mezclé con saliva y moldeé una figura de mi padre. Cuando estaba hecha la figura empecé a amputarle los miembros con un cuchillo. Considero esto como mi primera solución escultórica. Fue apropiada para el momento y me ayudó. Fue una importante experiencia y determinó ciertamente mi dirección futura.” fragmento extraído de  Louise Bourgeois. Memoria y Arquitectura. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

Sus esculturas más representativas

LA DESTRUCCIÓN DEL PADRE (THE DESTRUCTION OF THE FATHER)

esta obra a gran escala muestra una escena de un violento crimen básicamente una habitación donde se representa de una forma abastracta a unos niños que han asesinado a un padre dominante y prepotente, no solo eso sino que adicional se insinúa que se lo han comido…

En la propias palabras de Louise “… y un día mi hermano y yo decidimos que ‘¡llegó la hora!’ Lo cogemos, lo recostamos sobre la mesa y lo diseccionamos con nuestros cuchillos. Lo desmembramos, le cortamos el pene. Y se convierte en comida. Nos lo comimos completo, lo liquidamos de la misma manera que él liquidó a sus hijos…”

MAMÁ (MAMAN)

por su parte maman es una oda a su madre, una araña gigante descrita por la misma Louise como protectora, cuidadora y proveedora de sus hijos.

Mamá (Maman), de casi 9 metros de altura,  pertenece a una serie inspirada en la araña, motivo que apareció por primera vez en varios dibujos realizados por la artista en la década de 1940.

Las arañas, que Bourgeois presenta como un homenaje a su madre, que era tejedora, ponen de manifiesto la duplicidad de la naturaleza de la maternidad: la madre es protectora y depredadora al mismo tiempo. La araña utiliza la seda tanto para fabricar el capullo como para cazar a su presa, así que la maternidad encarna fortaleza y fragilidad.

Mamá (Maman), 1999 Bronce, mármol y acero inoxidable. Guggenheim Bilbao Museoa. Fotografía de Oscar F. Hevia

CELDAS (CELLS)

este a mi parecer es uno de los mejores trabajos de esta escultora, son unas pequeñas celdas donde se ven sentimientos encerrados, sobretodos los de dolor y miedo. Logrando con éxito trasmitir esa idea al espectador, son como pequeñas prisiones psicológicas, simplemente impecables.

La serie «gira en torno al deseo de recordar y olvidar a un tiempo. “Tienes que contar tu historia, y tienes que olvidarla. Olvidas y perdonas. Eso te libera”, afirmó Bourgeois en una ocasión.

En este sentido, las Celdas contienen referencias a personas y a experiencias del pasado. Las agujas, hilos y husos que se integran en las obras aluden a la niñez de la artista y al oficio de sus padres, ya que su madre era restauradora de valiosos tapices.

Las Celdas también hablan de abandono, de traición y de pérdida, en parte a causa de la gran tensión que se vivía en la familia Bourgeois. 

Celda (La última subida) [Cell (The Last Climb)], 2008 Acero, vidrio, goma, hilo y madera – 384,8 x 400,1 x 299,7 cm
Collection National Gallery of Canada, Ottawa. Foto: Christopher Burke
 © The Easton Foundation / VEGAP, Madrid

Esta increíble artista logró con éxito representar los más intangibles sentimientos y emociones, fue una promotora de los derechos de la mujer, dotada de un sentido único de percibir la vida, con su humor y cinismo. Se despidió del mundo del arte el 31 de mayo de 2010.

Hasta el final de sus días se le vio trabajando en su mundo artístico. Simplemente una de las más grandes artistas que el mundo extrañará…

Deja una Respuesta