Henry Moore, la figura y la abstracción

“Siempre he amado los dibujos… Cuando dibujas

miras mucho más intensamente algo”

   Henry Moore (1898 – 1986)

Henry Moore es aclamado como el más importante escultor británico del siglo XX.

Su obra, centrada en la figura humana, en especial en la mujer, está compuesta de unas esculturas y una gran cantidad de dibujos, en los que enlazaba su amplio conocimiento del arte del pasado con las nuevas tendencias del siglo que le tocó vivir

“WEST WIND” es una de las obras más importantes y representativas del gran escultor ingles Henry Moore

Esta obra es un relieve que se encuentra ubicada en lo alto de las paredes del Metro de Londres,  en 55 Broadway .

En ella se puede apreciar una figura humana recostada, aunque de grandes proporciones como si sus piernas y brazos fuesen pesadas formas geométricas.

Esta obra, en la cual se puede observa la influencia del arte renacentista, en concreto del escultor Miguel Ángel, fue su primer encargo público y le permitió adquirir una enorme fortuna, con la cual proseguir con su búsqueda artística con un estilo realmente modesto.

Henry Moore se caracterizaba por ser una persona introspectiva y sencilla.

West Wind

Photograph © Andrew Dunn, 29 September 2004.

En las décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, alcanzó fama mundial por los bronces monumentales expuestos en espacios exteriores

Como artista, era un creador activo que pensaba y repensaba muy bien sus obras antes de atreverse a esculpirlas. De hecho, se conserva una gran cantidad de dibujos donde exponía sus ideas iníciales; una vocación por dibujar que incluso permaneció activa a pesar de los dolores de la artritis cuando se encontraba ya en una edad avanzada.

El dibujo fue la base de la obra de Moore y era tan importante para él como la talla o el modelado en tres dimensiones.

“La madre y el hijo es uno de mis dos o tres obsesiones, uno de mis temas inagotables. . . con tantas posibilidades… ” Henry Moore 

Moore hizo una serie de dibujos y grabados tanto de sus propias manos como de las de su amigo Dorothy Hodgkin, un ganador del premio Nobel de Química que sufría de artritis paralizante. 

Actualmente es considerado uno de los iconos de la escultura inglesa más importantes de la historia.

Ha dejado un enorme legado de obras donde trabaja de manera original  la figura humana.

Sus obras generalmente representan abstracciones de la figura humana, como una madre con su hijo o figuras reclinadas,  generando así figuras icónicas, elásticas o complejas donde sintetiza la manera de ser de los personajes.

Por ejemplo, en la escultura Rey y Reina que elaboró a sus 55 años, se puede apreciar una obra donde el bronce adquiere un azul frío, mientras los cuerpos de apariencia delgada poseen unos rostros silenciosos, desprovistos de detalles que puedan insinuar algún tipo de carisma por parte de estos reyes. Permanecen silenciosos, fríos, como si el peso del poder y su mandato congelaran por completo sus sentimientos.

“Rey y Reina” fotografía realizada por stu smith

En cambio, en la obra Mujer reclinada, se puede observar una escultura de proporciones abundantes, pero cargadas de estilos sinuosos y curvos; se trata de una escultura que incita a ser acariciada, para sentir en la suavidad de su roca, toda la belleza que inspira lo femenino.

Mientras tanto el rostro de la escultura, mira distraídamente hacia la izquierda, con una expresión melancólica, como si esperara ese momento en el que el espectador rompe el silencio y se atreve a tocarla.

Mujer reclinada

La obra de Henry Moore se caracterizó por tener grandes influencias.

No solo en él convergen las tendencias de las artes del renacimiento, la época victoriana y el modernismo, sino también todo el legado de la escultura antigua y precolombina, como lo es las formas creadas por la cultura tolteca maya.

De hecho, en cierto punto de su carrera se separó de la influencia clásica y trabajó tallando directamente sobre la roca, lo cual dejaba marcas e imperfecciones generadas por el golpe de las herramientas; lo que reflejaba su búsqueda por entrar en sintonía con un tipo de arte primitivo, que sus obras pudieran inspirar sentimientos universales como los que habitaban en los corazones de sociedades antiguas: donde el misterio de los dioses y la razón de ser del Universo mantuviera una magia intacta y virgen.

En Atlanta Botanical Garden. Fotografia de JR P

Eso es precisamente lo que inspiran las tantas obras que existen de este famoso artista británico. Juega con las formas, con la abstracción, condensando en la obra una imagen donde la naturaleza del alma interna del sujeto puede explotar en una figura robusta o delgada, fría o apasionada, o simplemente, en un objeto simbólico y misterioso.

Al igual que el escultor Fernando Botero, este artista es reconocido por tener muchísimas obras en exposición pública en diferentes países del mundo. Así, sus obras se levantan como monumentos en las ciudades como una silenciosa interpelación de nuestra esencia como mortales, siendo su estilo y sus formas impredecibles las que dan vida a esculturas donde el alma humana se resiste a la muerte: obras que intentan moverse en esa lucha interna que existe entre el ser y no ser, entre la nada y el todo, entre la belleza y vacío, entre la incertidumbre y la certeza de un sentimiento puramente humano.

Fotografía de aldisley

Deja una Respuesta