El genio y el arte del Picasso ceramista

 

Por lo general, cuando hablamos del arte de la cerámica nos viene a la mente que se trata de ese oficio en el cual trabajan unas personas empleando sus manos, un poco de agua y el infatigable torno dando giros y giros mientras el barro forja esa vasija. Algunos piensan que se trata solo de platos, jarrones y floreros y otros no puede evitar evocar la famosísima escena de la película Ghost, más allá del amor donde la pareja protagonista se unen en un mismo abrazo y funden sus manos en la arcilla.

 

Pero la verdad es que el arte de trabajar con el barro y la arcilla tienen un pasado tan remoto como la historia misma de la humanidad. Han sido mucha las culturas que ofrecían su talento con esta forma de expresión para realizar esculturas a los dioses y se sabe que en las excavaciones que se han hecho en Mesopotamia se han encontrado creaciones que datan del 4000 a. C. Y ni que decir de cuando los barcos de la colonización española arriban al continente de América para llevarse la gran sorpresa de tantos artefactos de la cultura precolombina.


 

 

ave


 

 

Todo esto nos enseña que el arte que se puede lograr con estos materiales terrestres puede crear obras que transmitirán un concepto y un legado para la posteridad: obras que tienen un significado y un mensaje que ofrecer. Por eso han sido muchos los artistas que han optado por este oficio para dar muestra de lo que ocurre en su mente y cómo el valor de sus creaciones nos ofrece un objeto que saluda a nuestras mentes y nos regalan una deliciosa sensación estética.

 


 

picasso-ceramica


 

Uno de los exponentes de dicho arte es nada menos que uno de los artistas más famosos de todos los tiempos: Pablo Picasso. Este alfarero, por así decirlo, vino a conocer el arte de la cerámica a sus 63 años, cuando un amigo suyo lo llevó a la Casa-taller de Cerámica Madoura de Suzanne y George Ramié, donde la pareja Ramié le sugirió realizar un ensayo. Aquel ensayo tan casual sedujo por completo el corazón del don Pablo, iniciando así una relación con dicho arte que se prolongaría por el resto de su vida. Fue un encuentro casual, creando esculturas y artefactos que después escaparían al profesionalismo con el que suele ser visto este arte.

 

Así que este hombre decidió establecerse en la población Vallauris para aprender todo lo necesario de dicho oficio, instalando su taller en una vieja fábrica abandonada. Se estima que en muy poco tiempo, logró elaborar más de seiscientos artefactos, dedicado al oficio durante horas y horas enteras como si se tratara de una terrible obsesión. Su presencia en esta población hizo resurgir la actividad alfarera en esta zona, mientras él aprendía a realizar las clásicas creaciones de la cerámica como lo son las tazas y los jarrones, al igual que azulejos.


 

Picasso ceramista


 

Lo cierto es que una vez completada esa fase inicial, Picasso volcó su actividad artística en crear piezas que para muchos tienen una forma burda, incluso infantil, con platos y jarrones que parecen haber salido por la inexperiencia de un niño que nunca ha tenido idea de cómo se trabaja con dicho material. Pero el motivo de su estilo tenía toda una intención, como lo hace todo artista al usar sus manos para crear. Así es como lograr exponer su forma de pensamiento que iba muy de la mano con el estilo de pintura que tanto lo caracterizó y vemos vigente en el famoso cuadro de El Guernica. De hecho, otro de los aspectos que trabajó, consistió en crear platos y bandejas que le sirvieron de lienzo para dar vida a figuras mitológicas, palomas e imágenes relacionadas con la tauromaquia.


 

coleccion-ceramicas-1


 

Al verlas, estas obras nos proporcionan una idea tan extraña que, sumada la intencional deformidad que le dio Picasso a cada pieza, por un momento nos teletransporta a un tiempo remoto del pasado, a una civilización dejada atrás donde este artista español parece ser el único sobreviviente inmortal de ese legado. Son elaboraciones que nos hacen pensar y ver lo revolucionario que puede ser el arte para producir sensaciones y estremecernos ante el silencio que nos otorga y nos cuestiona.

Todo esto y el hecho de que Picasso trabajara libremente con el barro y la arcilla para salirse del canon de las obras con forma perfecta y sincrónica, daría paso a una influencia que sigue vigente en el siglo XXI y que ha sido de gran apoyo para los nuevos artistas y escultores de este oficio.

picasso photo
Photo by coffee shop soulja

Deja una Respuesta